Homónimos y finalistas

Los dos Cóndores se convirtieron en los primeros equipos que se aseguraron jugar la final de sus respectivas ligas.

Uno es el equipo más antiguo de Mendoza. El otro, el más joven de Córdoba. Sin embargo, a pesar de esos detalles, tienen algo en común: los dos son Cóndores. Es cierto que no es los únicos que comparten nombre, pero este fin de semana que pasó no solamente ambos extendieron sus invictos, sino que además lograron asegurarse disputar las finales de sus respectivas ligas.

El caso de los mendocinos es el de una ratificación, ya que mantienen el muy buen nivel que mostraron el año pasado. Los triunfos que tuvieron en las primeras cuatro semanas fueron contundentes: más allá de los dos previsibles triunfos ante los debutantes Pampas, se habían impuesto de forma holgada tanto a Libertadores como a Leones en los partidos de ida, con marcadores de 28-10 y 38-12, respectivamente. El último domingo sufrieron un poco más ante los Libs, pero igual pudieron llevarse el triunfo por 7-3, asegurándose la primera llave del Tazón Vendimia y, por ende, de disputar la final. Igualmente, los dirigidos por Federico Arias también pueden lograr el título sin necesidad de disputar este partido si es que se imponen en la segunda, tal como sucedió en 2018.

Por el lado de los cordobeses, este año está siendo el de despegue, casi tal cual le sucedió a Hienas en Rosario el año pasado, por citar a otro equipo joven. Los comandados por Lautaro Salmerón se mostraron fuertes y aprovecharon el mal inicio de Coyotes, la salida de varias piezas importantes de Dragones, y el año de transición de Centauros. Sus victorias habían sido claras, ya que solamente en el segundo partido contra Coyotes tuvieron una diferencia de 10 o menos puntos (también habían ganado por uno ante Dragones, pero fue en pretemporada), y el claro 49-12 ante la escuadra verde lo depositó en el primer Tazón de la Docta de su corta historia, quitándose la espina del año pasado, cuando quedaron cerca de llegar al encuentro decisivo.

Más allá del hecho de ser tocayos (y ahora finalistas invictos), ambas escuadras tienen un vínculo muy aceitado. El año pasado se encontraron en dos ocasiones, primero para intercambiar conocimientos, y luego, en diciembre, pasaron de la teoría a la práctica. ¿Habrá un nuevo encuentro en este 2019?

Foto: Facebook Cóndores

Deja un comentario